______________________________

 

OPINIÓN:

El pensamiento UTÓPICO
 

Si los africanos pudieran comer como los perros europeos no estarían peleando con la muerte. Ni ahogándose en el Mediterráneo. Acá hay una profunda cuestión ética, y la política hace mucho que abandonó las preguntas más elementales y se transformó en un apéndice de la econometría: ¿Es más feliz la gente? ¿Nos preocupamos de eso, o nos preocupamos solo del desarrollo? Es muy discutible que estemos mejor porque haya aumentado el PBI. ¿Es más feliz la sociedad japonesa que los muy poquitos aborígenes que quedan en la Amazonia?

Tengo mis severas dudas.

_______________________________________________________________________________________________________________________________________

       

 

La respuesta es sí. “El caso Collini” del abogado penalista Ferdinand Von Schirach lo ha conseguido en Alemania; en enero del 2012, pocos meses después que se publicara este libro, el Ministerio de Justicia de la República Federal de Alemania encargó a una comisión independiente la investigación del pasado nacionalsocialista (nazi) en el Ministerio de Justicia.

¿La razón? En 1968 se dictó la llamada ley de Dreher EGOWiG, obra de Eduard Dreher, que en el Tercer Reich era fiscal jefe del tribunal especial de Insbruck y pese a su pasado, llegó a ser subsecretario de Estado y director del Departamento de Derecho Penal.

El cambio de artículos de la ley Dreher, permitió a los acusados la prescripción de sus delitos (deportaciones, homicidios y asesinatos durante el Tercer Reich) y quedaron en libertad. Aquel escándalo judicial fue destapado por la prensa demasiado tarde.

Ubicados en el estadio de la justicia en nuestro país habrá que comenzar por separarla de la política (más bien de los políticos) tratando de recuperar su independencia. Revisar la PRESCRIPCIÓN del delito (económico, corrupción, etc. de cargos públicos) establecer (entre otras cosas) un plazo máximo en las resoluciones judiciales como una necesidad URGENTE. Veremos.