El clásico “Rum,rum…” ese sonido peculiar  de una feria “que funciona” tan acertadamente definido por Christine Michels de Echániz, se percibió como fondo en el 32 Salón Gourmets, ese sonido es producto de: actividad comercial, de nuevos contactos o encuentros y reencuentros entre visitantes profesionales y expositores, algo tan antiguo y significativo como el apretón de manos, o el comentario directo sobre el producto, tan único y esencial  dentro de la actividad ferial.

El Salón ofreció buenos detalles con una planimetría  espacial distinta y renovada, se percibió mayor visualización en espacios conjuntos más abiertos, amplios  y definidos. Mejoró también el Diseño de stands nacionales e internacionales jerarquizando al producto;  la presencia autonómica resultó homogénea en su presentación, mientras los stands modulares de aluminio se diluyeron testimonialmente en los 4 pabellones de la feria de Madrid ocupados por el Salón  que contó con 1.603 expositores y fue visitado por más de 90.158 profesionales.
La señalítica gráfica incorporó en distintos espacios la imagen de la nueva edición del Salón programada para el 8, 9, 10 & 11 abril 2019.