Estamos viviendo todas las transformaciones del comercio digital en la red gracias a los algoritmos de búsqueda, la variedad de oferta y la velocidad de suministro.
Sobre ello trató la exposición especial  "Del point of sale al point of experience" en Ambiente (Frankfurt)  respondiendo  a cuestiones como cuál es la mejor forma de presentar productos en la era digital, qué aplicaciones digitales son relevantes en el establecimiento físico, o cómo será ir de compras en el futuro. La tesis de la presentación  es que la clave está en una simbiosis entre acciones digitales y analógicas.
Y aquí nos encontramos con el gran desafío de adoptar  todos esos cambios en el desarrollo del diseño de los stands, algunos ya se han visto en distintas ferias, pero entendemos que la adaptación se irá haciendo en sectores con capacidad económica de presentar su ventaja diferencial ofreciendo algo que la competencia no pueda. Pero atención, el argumento de: ver, tocar, comparar, sigue vigente como el contacto personal, solo que ahora acompañado cada vez más por acciones tan directas como: al apoyar un producto sobre una mesa un ordenador reconoce de forma automática de qué artículo se trata, y reproduce toda la información directamente sobre el tablero de la mesa, o pantallas digitales transmitiendo información sobre productos no expuestos permitiendo establecer una conexión directa de interés presente y futuro con el visitante, etc.
Más de un diseñador (imaginamos) pensará tal vez sonriente: ese segmento de clientes es interesante pero por ahora mínimo. Compartimos la opinión, creyendo  en la posibilidad de una adecuación empresarial más ágil a las nuevas tecnologías posibilite su aplicación en el diseño de stands.