El uso de las nuevas tecnologías, sobre todo el teléfono móvil ha incorporado hábitos y costumbres a tener en cuenta por quién o quienes están en esa función atendiendo al visitante que pasa por la embocadura de su stand. Esa fracción de segundo en la cual decide si entra o no a un stand, debe ser correspondida por una actitud activa y atenta al posible cliente. Se debe tratar de evitar el tedio leyendo “mecánicamente” en él móvil mensajes o enviando whatsapp (hecho este incorporado natural y cotidianamente). Prever y corregir esa “adicción” es tarea del Jefe del Stand antes del comienzo del salón.