Este medio técnico no se ocupa de cuestiones políticas, aunque sus lectores conocen la ocasional negativa influencia de la política sobre algunas Instituciones Feriales, Palacios de Congresos, Organizadores Privados, y por supuesto las empresas de Diseño y Construcción de Stands. 
House of Cards, es una ficción sobre las ambiciones de un congresista inescrupuloso, hipócrita, mentiroso, etc. que llega a la presidencia de los EEUU.
Hoy mirando a nuestro alrededor y un poco más allá vemos que la realidad ha superado con largueza a la ficción: la extraña victoria que le llevó a la Casa Blanca tiene en su nuevo inquilino una curiosa comparación. 
El, o los libretistas de House of Cards acuñaron para el presidente Frank Underwood (Keving Spacey en memorable interpretación) unas cuantas frases  que pueden ser aplicadas sin ninguna duda a muchos ¿políticos? nacionales e internacionales.
Estas son:

+ La democracia está sobrevalorada.

+ Sólo hay una regla: cazar o ser cazado. 

+ No existe la justicia, sólo partes satisfechas.

+ Los amigos son los peores enemigos.

+ Siempre está bien que te deban favores. Quizás lo he llevado demasiado lejos, lo    cual es preocupante.

+ Hay muchas cosas sagradas a las que tengo respeto, las reglas no están entre ellas.

+ El camino al poder está pavimentado con hipocresía y víctimas.

+ Cuando el dinero te viene, mejor no hagas preguntas.

+ Todo se trata de sexo, excepto el sexo; el sexo se trata de poder.

+ El don de un gran mentiroso reside en hacer creer a la gente que no tiene ningún talento para mentir.