Desde hace años los hoteles modifican sus tarifas en base a los CALENDARIOS FERIALES. Ergo, los costes de las habitaciones aumentaban  coincidiendo con las fechas de los salones y ferias más importantes (en el último MWC se pagó una habitación 590€), esto no ha sido ni es una novedad. Es la Ley de la oferta y la demanda argumentan.

Los cambios vertiginosos del mercado habitacional con la irrupción de nuevas formas de negocio: apartamentos de uso turístico, alquiler de habitaciones, etc. aún sin leyes reguladoras compiten con la hotelería tradicional.

Hoy, aquellos hoteles que actúan bajo la Ley de la oferta y la demanda,  son los mismos que solicitan la regulación de sus nuevos competidores en el mercado habitacional. Toda una paradoja empresarial hotelera.