El tema en si da para una tesis doctoral y mucho más. Porque la noticia como tal tiene dos vertientes:

a) Se genera sola, un huracán, por ejemplo.

b) Se “elabora”, las inexistentes armas de destrucción masiva de Irak es de manual.

El huracán es el producto de una conjunción de factores climáticos en un momento determinado, se puede: predecir, evaluar su velocidad, rumbo, deriva y como probablemente finalizará transformado en suave brisa.

Sobre el huracántodos los medios: TV; periódicos y radio ofrecerán un contenido de imágenes de TV, fotografías y relatos –anteriores a la llegada, durante el desastre natural  y de los damnificados ceñidos a similar línea argumental y editorial coincidente, salvo matices. El SUNAMI es un buen ejemplo con la salvedad de que no se pudo anticipar, o que falló en algún punto esa posibilidad.

Aquello fue un desastre natural que conmovió al mundo, ocupando las primeras páginas de los periódicos, las aperturas de todos los noticieros de TV y radio durante el tiempo exacto que era noticia. Hasta que dejó de serlo y fue reemplazado periodísticamente al día siguiente por otra noticia de igual o menor calibre de alcance internacional,  nacional, autonómica, provincial o local.

Ningún medio habla a favor o en contra de un huracán. Si hablan sobre las posibilidades de evitar los daños que pueda producir a su paso por tal o cual país, de los evacuados, de las previsiones tomadas o no, de las víctimas mortales,  las ayudas posteriores a los damnificados, sobre las responsabilidades del gobierno en materia de infraestructuras preventivas (Nueva Orleáns), de la reconstrucción y de la problemática sobre el buen uso de de los fondos destinados a ese fin, no va a ser la primera vez que se mal manejen y vayan por otros derroteros a los señalados inicialmente.

Crear la noticia

Otra cosa bien distinta escrear la noticia del tipo e intencionalidad que se cree, de su calado dentro de un sector de la opinión pública o dirigida a toda ella, con el único fin de utilizarla en provecho propio de un gobierno, una multinacional, una empresa, una marca, una persona. Los GLOBOS SONDA, los TRASCENDIDOS, Etcétera. Son SOLO una parte del juego INFORMADOR INTERESADO.

 

En la creación interviene un LABORATORIO compuesto por: analistas, sicólogos, sociólogos, encuestadores, formadores de opinión, estadísticos, economistas, redactores, comunicadores, redactores de discursos, argumentistas, productores de TV, cine, radio, más media, estilistas, consultores temáticos, RRPP, publicistas, realizadores, fotógrafos, informadores, tertulianos, y un largo etcétera. Todos ellos pagados (a sueldo) por quienes usufructuaran (de diversa forma) el resultado del impacto que ella produce o producirá en la  opinión pública, llegando a generar corrientes de opinión dirigida y condicionada por la noticia creada.

Quienes la ven por TV, la leen en los periódicos, la oyen por radio o la encuentran en las redes.

¿Cómo pueden evaluar la VERACIDAD de la NOTICIA?

La del SUNAMI es comprobablemente CIERTA.

¿Y las otras…?

Aquellas que tratan temas diversos y cotidianos como: Política, Economía, Conflictos de variado tipo, Deportivas, Policiales, Sociales, Culturales y un largo etcétera.

En cualquiera de las citadas entran a jugar intereses  y allí se pone en marcha el engranaje de CREACIÓN o RECREACIÓN de la NOTICIA según INTERESE a QUIÉN.

Un solo ejemplo sobre ello.

Una MISMA NOTICIA POLÍTICA puede escribirse tendenciosamente hacia la

DERECHA, la IZQUIERDA o el CENTRO según sea la cabecera del grupo EDITORIAL MULTIMEDIA o un MEDIO regional que la emita o publique.

Así de simple, la preparan a la CARTA, la DIFUNDEN y MASIFICAN.

El “nuevo concepto”: la ¡POSVERDAD!

A ello añadimos “LA MENTIRA que FUNCIONA como VERDAD”, lo publicado o dicho personalmente en algunos o múltiples casos NO ES CIERTO, pero como

caló en mucha gente y les creyó, funcionó como si fuera cierto.

Esa MENTIRA que FUNCIONA como VERDAD es ahora definida y llamada “POSVERDAD”, un “Nuevo CONCEPTO” aplicado por los MENTIROSOS

aceptado por quienes MIENTEN, tertulianos, columnistas y creadores de opinión como si el solo concepto resultase intrascendente.

La POSVERDAD produce vergüenza ajena. Suma y siguen erre que erre.